La pantalla de nuestra gente
31 enero, 2019
El encanto de todos los veranos
31 enero, 2019

Compartir es todo

El comedor de Carmen es un espacio autogestionado que ayuda a los chicos de la zona. La Cooperativa dona los servicios de internet y televisión allí.

Carmen Concepción Ruiz tiene 44 años y decidió convertir un momento doloroso de su vida en fuerza para trabajar por un mundo mejor. “Mi hija es discapacitada. Cuando pensé que no iba a aguantar la enfermedad, prometí ayudar a la comunidad. Y así nació este merendero”. Hoy su hija está bien, y el objetivo de Carmen no para de crecer. “En el barrio hay muchas personas que necesitan ayuda. Mi objetivo es que todos los chicos tengan un plato de comida por día. Que puedan disfrutar de una niñez digna”, dice Carmen.

Durante el año, además de merendar, los chicos tienen clases de apoyo escolar. “Para eso usamos internet, para ayudarlos a buscar información”. Carmen y otras mamás que trabajan con ella, se encargan de conseguir donaciones, para cubrir, además de la comida, los útiles escolares que precisan los chicos, y hasta pañales. “Con lo poquito que tenemos, tratamos de hacerlos sentir bien”, señala.

A futuro, le gustaría tener un salón más grande para que los chicos no pasen frío. “Un espacio digno, para que puedan celebrar sus cumpleaños. Poder cuidarlos mientras sus mamás trabajan para que no estén en la calle”, dice Carmen.

Si querés colaborar con el espacio de Carmen, comunicate al 02320 624709 o acercarte a Pte Quintana 3165, entre La Paz y Vera Paz, Barrio Pech.